PUNTO DE OBSERVACIÓN INDUSTRIAL DE CCOO DE CASTILLA Y LEÓN

Uso de las TIC en Castilla y León por las empresas





A la sombra de los últimos acontecimientos sanitarios que han impulsado de manera notable las interacciones sociales -pero también comerciales y productivas – a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. se ha reflotado de nuevo una incógnita recurrente en los últimos tiempos : ¿Las empresas de Castilla y León están llegando a una digitalización suficiente de su actividad?. El comercio a través de las redes, las interacciones con usuarios, clientes y proveedores ¿están realmente calando en la actividad productiva y comercial?

En la última «Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación» realizada por el INE encontramos algunos datos que pueden ayudar a entender cómo está siendo este viaje hacia la digitalización para las empresas de Castilla y León.

Un aspecto que tiene que tiene relación con esta digitalización se refiere a la disponibilidad por parte de usuarios y clientes finales de estas tecnologías.
Más de un 90% de los hogares de España disponen de acceso a internet, que en comparación del 57,8% de hogares que manifestaban disponer de ello en 2010, ilustra muy bien el gran salto cuantitativo producido en la última década.

En la encuesta realizada a los hogares de Castilla y León, destaca un porcentaje algo inferior a la media de usuarios de internet en España- un 88,6% frente a un 90,7% de personas que en España habían utilizado internet en tres meses anteriores a la realización de la encuesta.. Parte de esta desventaja puede deberse al alto porcentaje de personas mayores en la demografía regional. Estos usuarios de mayor edad, utilizan con menor intensidad y frecuencia las TIC.

Sin embargo, considerando que los clientes, distribuidores y colaboradores de las empresas que operan digitalmente no queda restringido a una única zona geográfica, convierte este aspecto en un elemento incentivador mayor para animar a las empresas a “dar el salto”, ya que estas empresas pueden acceder a los clientes más familiarizados con las nuevas tecnologías de otros puntos geográficos .

Otro dato que hay que traer a colación es el volumen de actividad que puede ser canalizado a través de teletrabajo La última crisis sanitaria, ha forzado a muchas empresas a intentar aprovechar el teletrabajo como mejor alternativa posible al cese de actividad. Este trasvase de actividades esenciales de las empresas hacia formas de teletrabajo ha provocado que mientras anteriormente a la crisis sólo un 14,8% de los establecimientos lo utilizaban, durante el estado de alarma este porcentaje alcanzó el 48,8% , lo que da idea de la existencia de un amplio margen de maniobra en lo que se refiere a incrementar la digitalización de la actividad productiva.
El porcentaje de plantilla que utilizaba el teletrabajo en las empresas, pasó también de un 32,1% a casi un 50% ( el 49,7% ) , según datos del Instituto Nacional de Estadística (*)

Un tercer aspecto que conviene también ponderar se refiere a la adecuación y rentabilización del uso de estas herramientas digitales por parte de las empresas. En este aspecto, quizás es donde más margen de mejora existe para nuestras empresas.
La encuesta sobre el uso de las TIC que realiza el INE segrega los resultados en atención a si se trata de empresas de empresas con más de 10 trabajadores (definidas habitualmente como microempresas) o no.
En Castilla y León, donde más del 97% de empresas tienen 10 trabajadores o menos, son especialmente reveladores los resultados que arroja esta apartado.

Así, frente al 98,4% de empresas con más de 10 trabajadores que en España tienen conexión a internet, sólo el 76,31% de las microempresas disfrutan de esta conexión, mientras que es algo inferior – el 71,82% – en el caso de las microempresas de Castilla y León. Además de considerar la menor disponibilidad a la conectividad y en general a las nuevas tecnologías por parte de estas microempresas, también se observa una gran dificultad para su uso, y así mientras que más del 75% de las empresas más grandes tienen conectividad y página web, sólo cerca de un 30% de las microempresas cumplen este indicador de utilización básica de las herramientas digitales.

Un breve análisis de estos indicadores, ya da idea de que además de los problemas que las empresas más pequeñas encuentran para el  acceso y utilización  de estas nuevas tecnologías, también existen dificultades para que estas microempresas aprovechen las ventajas que derivan de ello, como por ejemplo, la posibilidad de poder seguir realizando parte de su actividad a través del teletrabajo que mencionábamos al inicio de este artículo.

Y es que junto a los incentivos para la implantación de estas tecnologías, es necesario considerar la necesaria formación y  entrenamiento en su uso, para lo que es necesario impulsar la introducción de forma específica o transversal formación y entrenamiento en las diferentes herramientas y  habilidades digitales que estas empresas y su capital humano necesitarán para impulsar y gestionar adecuadamente este cambio.   

(*) Módulo de Opinión sobre Impacto COVID19 – Indice de Confianza Empresarial del Instituto Nacional de Estadística.

Digitalización, empresas, TICs

Comisiones Obreras
de Castilla y León

Plaza de Madrid, 4
7ª Planta
47001 Valladolid



© 2018 - Comisiones Obreras de Castilla y León. Todos los derechos reservados.

Diseño web por GB Comunicación

X